Insumisión y desobediencia desde el pacifismo

Continúan en Ávila los ‘Encuentros por una Ciudadanía Crítica’, que para su tercera jornada de este año contaron en el salón de actos de la Biblioteca Pública con la presencia de Jaime Sánchez y José Miguel Lorenzo, miembros de la Plataforma por la Desobediencia Civil, que centraron su conferencia en destacar tres términos fundamentales dentro de su movimiento en su lucha contra las que consideran como injusticias del sistema político con el que convivimos: la insumisión, la desobediencia civil y la acción directa no violenta.

Antes de adentrarnos en las palabras de los dos invitados vamos a tratar de definir qué son esos términos. La insumisión puede definirse como el rechazo a integrarse, por acción o por omisión, en una determinada organización, o a cumplir determinado requisito que le es exigido a un ciudadano, normalmente desde un Estado, amparándose en razones de conciencia.Se considera, de hecho, que la insumisión es una forma de desobediencia civil, es decir, el acto de no acatar una norma de la que se tiene obligación de cumplimiento. Las razones que mueven a las personas a la insumisión y a la desobediencia civil pueden tener muchos motivos, pero suelen ser filosóficos, políticos, pacifistas, antimilitaristas, religiosos o éticos. Y para llevarlo a cabo existen muchas formas, entre las que se encuentra precisamente la acción directa no violenta, que desde esta plataforma llevan por bandera.

La charla de Sánchez y Lozano comenzó con un recorrido histórico sobre la insumisión y la desobediencia civil, que incluye a personajes tan conocidos y relevantes históricamente como Ghandi o Martin Luther-King, pasando por recordar protestas como fueran las de la Guerra de Vietnam a nivel internacional, o la objeción de conciencia en España para la realización del Servicio Militar, que terminó por suspenderse ante la presión popular y la desobediencia de muchos ciudadanos que se negaron a hacerla.

Vista esta introducción pasaron a definirse como defensores de la desobediencia civil, entendida como el incumplimiento de leyes, normas e imposiciones que consideran injustas en sí mismas, exactamente larazón que define al término como indicábamos antes. Y añadieron a ello una presentación en la que explicaron experiencias personales desde aquellos tiempos de la lucha contra el Servicio Militar, que pueden además verse en un libro recopilatorio titulado “Cómo realizar una Acción Directa Noviolenta y no sucumbir en el intento. Guía técnico-práctica”, que podéis leer en este enlace.

Con esta documentación y su experiencia tratan de explicar por todo el país como tanto la insumisión como la desobediencia son herramientas muy útiles frente al abuso del poder establecido y ante la burocracia que nos domina, incluso cuando las situaciones son nulas de pleno derecho. El objetivo es hacer un boicot, no colaborar, pero sin violencia, de ahí la terminología de acción directa no violenta.

Para su análisis también hicieron referencia a otro libro, “Insumisión. Una forma de vida”, de Rosario Domínguez, un homenaje a los objetores de conciencia insumisos, de los que dice la autora que “limpiaron nuestras mentes de perjuicios y nos llenaron el corazón de paz y alegría y nos dieron la fuerza para luchar junto a ellos”. Domínguez escribió este ensayo desde el punto de vista de una madre insumisa que aprendió de sus hijos a defender el derecho a la objeción de conciencia, contando sus experiencias personales. Podéis leerlo en este enlace.

Para ellos, hablar de desobediencia civil hoy es denunciar públicamente los abusos y las injusticias, considerando esta fórmula como la búsqueda de otras alternativas para alcanzar una sociedad más justa y humana, siempre desde tendencias pacificas y muy respetables. Son conscientes, además, de que esa desobediencia recae directamente sobre el insumiso y acatan las consecuencias (multas, cárcel, represión, etc.), pero quieren buscar las formas para regatearlo y usarlo como forma de presión para conseguir cambiar las cosas a mejor.
Hoy, esos objetivos de antaño, como fue la objeción al Servicio Militar, han cambiado con los tiempos, y más en esta época de crisis, donde pretenden ajustar la insumisión y la desobediencia civil contra un “sistema injusto” y contra los recortes, las subidas de impuestos, los cobros de tasas irracionales, etc. Son nuevos tiempos y nuevos los objetivos.Para ellos la sociedad existe como tal, y por ello debemos colaborar entre todos para que las cosas funcionen, además de que dicen que están conviviendo con sus propias contradiciones, ya que como todos, tienen su cuenta bancaria o utilizan el teléfono móvil, pero creen que sus ideas son luchar contra aquellas cosas que consideran injustas en la sociedad actual y para ello promueven las acciones directas no violentas, como las que pusieron en práctica en las movilizaciones del 15-M, es decir, gente que protestaba pacificamente, sin enfrentamientos con las fuerzas de seguridad, incluso en momentos en que la cosa tornaba violenta.

Hoy, la Plataforma por la Desobediencia Civil está involucrada en movilizaciones por temas como la sanidad, los desahucios, la universidad y aún por el tema militar, además de promover la “insurección económica” frente a los recortes con eso ya bien conocido del “Yo no pago”, como ha sucedido en Ávila con las protestas contra el peaje de la AP-6. En diez días comenzarán a mover su nueva campaña “Di no a las identificaciones”, por la que pretenden convencer a la gente de que no lleve identificación a las manifestaciones, para evitar las exigencias policiales de identificación fruto de la Ley de Seguridad Ciudadana (Ley Corcuera, del PSOE), y hacer que tengan que ser trasladados a Comisaria para ello. El objetivo es que se deje de hacer creando “Cajas de resistencia”, es decir, grupos grandes de personas no identificadas, que no sean trasladadas a Comisaria por la movilización policial que supone ante un tema al que consideran absurdo.Con todo ello, invitan a la gente a unirse a ellos, a luchar contra las injusticias sociales que vienen del Estado desde ese punto de vista pacífico que ya promovieron antaño Gandhi o Luther-King, que se popularizó el año pasado con el 15-M y que se fomenta con ello la creatividad en la protesta, porque el cambio es posible desde el pacifismo y la movilización ciudadana. Decía el escritor estadounidense, poeta y ensayista Henry David Thoreau (1817-1862), en su libro Desobediencia Civil, que: “no habrá un Estado verdaderamente libre e ilustrado hasta que el Estado reconozca al individuo como poder superior e independiente del que proceden su poder y autoridad, y le trate como corresponde”.

Anuncios

En defensa de la Educación Pública

1

El salón de juntas del IES Isabel de Castilla de Ávila acogió ayer una interesante conferencia a cargo del profesor de secundaria e histórico sindicalista de CCOO Agustín Moreno, en la segunda cita con los “Encuentros por una Ciudadanía Crítica”, una iniciativa popular en la que se invita a todo el que quiera a organizar este tipo de eventos críticos con la gestión política de nuestro país que han surgido en este contexto de crisis y descrédito democrático con el objetivo de buscar soluciones “desde abajo” y promover la rebelión pacífica contra ella y a favor de una auténtica sociedad democrática, social y justa con las personas, que son precisamente los dueños de la soberanía nacional.

Agustín Moreno ofreció esta conferencia desde su perspectiva personal de profesor de secundaria, como impulsor u participante activo de la conocida ‘Marea Verde’ en defensa de la educación pública en España y como coautor del libro “Qué hacemos con la educación” de la editorial Akal, que también aprovechó para presentar ante los abulenses. En ella, Moreno trató de dar su versión -la misma que se defiende en las multitudinarias manifestaciones de profesores vestidos con camisetas verdes- de cuáles son sus puntos en contra de la situación actual y de la Ley Wert, y cuáles son los posicionamientos que deben tomar los afectados para evitar su puesta en marcha y el “fin de la escuela pública”.

Moreno comenzó su conferencia haciendo un claro alegato por la defensa de la Educación frente a “los recortes y las contrarreformas”, que suponen una enorme erosión y habla de tres problemas básicos contra los que hay que enfrentarse: “la segregación, la confesionalidad y el sector privado sostenido por los fondos públicos”. Según explicó el actual proyecto del Gobierno del Partido Popular busca “un desmantelamiento y un deterioro del sistema para facilitar su privatización”, y esto lo hacen por dos razones básicas, “por ideología y por negocio”. Señala, concluyendo su introducción al tema que los políticos actuales nos ven “como si hubieramos estudiado por encima de nuestras posibilidades”.

El deterioro desl sistema público, explica, supone “empujar a los jóvenes a la emigración” como si algo bueno se tratara tanto para ellos como para el país, y están creando con esto un descrédito del sistema y de los profesionales con el que pretenden buscar un acabar con él en busca de un nicho de negocio en el que entren a gestionar sus empresas. Esto lo explica diciendo que “para privatizar la Educación primero hay que deteriorarla, y ahí está el papel de los recortes”.

Este deterioro se fundamentaría en varias cuestiones como son el aumento de los ratios, el aumento de la jornada laboral, el empeoramiento de las jornadas laborales, la supresión de becas y el desmido masivo de docentes. Y todo se reúne y se asienta en la conocida Ley Wert, un anteproyecto de ley que “no tiene rigor ni base previa, con propuestas que no han sido previamente analizadas y que no se ha negociado con nadie” (sindicatos de profesores, estudiantes ni padres). Tres de sus defectos serían los tres a los que se hacían referencia al proncipio: segregación, confesionalidad y aprovechamemiento de dinero público por parte del sector educacativo privado.

En cuanto al primero de los puntos, Moreno tacha la ley de tener un “claro carácter segregador”, es decir que se trata de “segregar a los estudiantes por su clase social o por su sexo”, algo completamente “contraproducente y contrario a los mejores sistemas de educación del mundo, como es el caso del de Finlandia”. Se produce una enorme desigualdad de oportunidades que quedan plasmadas por las reválidas (pruebas externas) y las pruebas propias de acceso a las universidades, un enorme gasto de dinero para los estudiantes a cambio de una oportunidad de negocio enorme para políticos y empresarios.

En cuanto al tema de la confesionalidad, atacó al Gobierno por “darle más valor a los dogmas que a los valores democráticos”. Mientras que en lo referido al sector privado sostenido por dinero público, recordó que “la escuela debe tener una función compensatoria, es decir, que puedan acudir a ella todos en las mismas condiciones”. Incluye, aquí, como en el primero y el segundo de los puntos el tema de separar a niños y niñas (un claro método de segregación), un “disparate tras el cual se encuentran grupos religiosos reaccionarios”. Añadió aquí el tema de la contratación en la función pública sin pasar por una oposición, con “puestos a dedo, por ejemplo en el extranjero con la excusa del bilingüismo, o en otros casos”, lo que supone el “despido de un enorme número de interinos”.

Su intervención, previa a una rueda de preguntas y reflexiones sobre los temas tratados entre los presentes (fundamentalmente profesores y padres), terminó con sus propuestas de qué deben hacer todos los agentes implicados, os más bien afectados, que resumió en cuatro puntos:

  • Obligación de defender una escuela de todos y para todos, pública, laica, igualitaria y plural.
  • Búsqueda de una escuela que reconozca el derecho a una educación para el desarrollo y no para el mercado. Defensa por el derecho a que pueda aprender todo el mundo.
  • Apuesta por una escuela de calidad, lo que es trabajo de toda la comunicad educativa. Un trabajo de todos, profesores y padres, que han estrechado lazos gracias a las protestas de la ‘Marea Verde’. La clave es implicarse y fomentar la participación.
  • Y, finalmente, más inversión, porque la escuela no puede estar sola. Se necesita un nuevo modelo de sociedad y educativo: “Lo que invertimos en la escuela lo ahorraremos en otros servicios sociales en el futuro”. Para Moreno, “la inversión en Educación Pública debería ser algo sagrado”. Se debe cambiar la sociedad y crear un nuevo modelo de escuela y las alternativas deben surgir y elaborarse desde abajo, por aquellos que saben cómo hacerlo.

El autor y su obra

Agustín Moreno, nacido en 1951, fue procesado hasta en tres ocasiones durante el franquismo por su militancia sindical, fue secretario confederal de Acción Sindical durante 20 años, desde la llegada de la democracia en 1976 y hasta 1996, año en el que pasó a formar parte del llamado Sector Crítico de CCOO, un grupo minoritario que supone aproximadamente el 23% de los afiliados, que abogan por una vuelta a los postulados sindicales sociopolíticos y de clase, más nítidamente vinculados a los partidos de izquierda, especialmente al Partido Comunista de España, frente a la política actual del sindicato, que consideran excesivamente propensa al diálogo social, además de duramente represiva contra sus miembros. Moreno fue vocal de la Comisión Ejecutiva Confederal hasta el año 2008 y ha disputado en varias ocasiones la secretaría general. Licenciado en Historia y Maestro Industrial, en la actualidad ejerce como profesor de secundaria en la especialidad de Ciencias Sociales en un instituto del barrio madrileño de Vallecas, y no tiene responsabilidades dentro de CCOO siendo un militante de base, además de ser muy activo en las movilizaciones de la ‘Marea Verde’, como ya hemos hecho referencia.

En cuanto a su libro, referido al tema de la educación pública y los recortes, “Qué hacemos con la educación”, escrito junto a Enrique J. Díez, José Luis Pazos y Miguel Recio, se buscan respuestas a preguntas a las que se hacían referencia durante la intervención en el IES Isabel de Castilla, como son ¿qué educación queremos? ó ¿qué sociedad queremos? Pero no se quedan sólo ahí, sino que, en estos tiempos de recortes y contrarreforma, se preguntan ¿qué futuro nos depara el mayor ataque a la educación en democracia? ¿qué sociedad quieren construir quienes apuestan por la privatización, la segregación y el desmatelamiento de la pública? Para estos autores, frente a una escuela basada en la exclusión, la desigualdad, el elitismo disfrazado de excelencia y el sometimiento al mercado, ni nos podemos resignar ni nos tenemos que conformar con salvar los muebles, y apuestan por que educar sea mucho más que estudiar para superar exámenes, sino que sea educar para saber, para pensar, para ser libres; educar para la convivencia y para construir una democracia mejor. Y para conseguirlo ¿qué hacemos?

Aquí tenéis un vídeo en el que podéis revivir la conferencia completa, realizado por Bruno Coca Arenas:

Quiero el control de alcoholemia

Padres de Ávila, la ciudad está en alerta. La inocencia de nuestros niños está en peligro y quedarán marcados para siempre. Alguien en el Ayuntamiento también odia y se ha saltado el control de alcoholemia y han decidido traer para animar, divertir y ¡¡¡educarlos!!! al ángel caído que resurge de las tinieblas en el Circo Royal de los horrores, donde resucita las pesadillas de treintañeros que vivieron (vivimos) antaño el trauma de sus bailes y juegos infantiles…

Sí amigos, y es que estos Carnavales quedarán marcados para siempre porque nuestros amados mandatarios locales, perennes trabajadores que agarraron su poltrona in illo tempore y trabajan muy duro y a diario por nuestro bienestar y nuestro divertimento permanente, han decidido que Leticia Sabater, sí, LETICIA SABATER, regrese a nuestras vidas, y lo que es peor, a la de nuestros hijos…

No sabemos cuál será a día de hoy el método de la “amiga de los niños”. ¿Seguirá cantando ese bodrio del ‘Letirap’? Dice el cartel que deleitará a su gran público infantil con canciones de la talla de ‘La taza’, ‘Chuchugua’, ‘Con la mano’ (¿Con la mano qué?) o ‘Había una vez un barquito’, pero… ¿Qué se esconde detrás de este regreso? Algunos teóricos de la conspiración como yo nos tememos lo peor, porque en realidad a Ávila no llega el engendro original, sino que llega una versión actualizada en modo Mason Verger de Hannibal, devoradora de realities y de otras cosas sobre las que no me pronunciaré, cuyo currículum y repertorio musical no parece muy recomendable para los más pequeños de nuestras casas…

Hagamos un análisis audiovisual sobre nuestra teoría para convenceros de no mezclar a vuestros hijos en este genocidio, no sin antes advertiros de que las imágenes que veréis a continuación pueden dañar vuestra sensibilidad. Todo empezó hace mucho, mucho tiempo… cuando una joven barcelonesa de rostro indescriptiblemente creado en un día de tormenta decidió liberar el mal…

Estos terribles hechos nos conmocionaron a todos los niños (como podemos ver en el caso de los pobres infantes que tuvieron que bailar el ‘Letirap’). Dejándolo pasar en un supuesto muy generoso, imaginad  sin embargo lo que le puede pasar si se les ofrece en directo ahora a vuestros niños la versión actualizada de esta temeridad conocida recientemente (dedicada, por cierto, a toda nuestra generación para hurgar en la herida):

Sí, este vídeo casero pseudo-erótico-vomitivo y cani de enorme calidad técnica y artística, que intenta emular los temas más conocidos de maestros como Don Omar, y que nos hace sentir como auténticas víctimas de Jimmy Savile, era solo el principio. Junto a él llegaron despelotes en revistas como Interviú (un lujo para la vista que casi se nos quedó a su imagen y semejanza), actuaciones vergonzosas en programas de alta calidad como ‘La isla de los famosos’, ‘Esta cocina es un infierno’, ‘Acorralados’ y, más recientemente en ‘Expedición Imposible’… e incluso al bicho buscando pareja, sí, buscando pareja en Sálvame…

¿No os da miedo? Pues a más de 60.000 enfermos mentales no, que se pusieron en contacto con ella a saber para qué depravado fin. Y al parecer a las gentes de nuestro Ayuntamiento tampoco… Viendo estos precedentes, yo ya tendría el culo hecho mierda, pero sé que a algunos de vosotros aún no os he convencido, por lo que os seguiré dando argumentos. Los que tuvimos ese trauma infantil hace veintipico años y luego nos fuimos a Madrid a estudiar tuvimos un terrible encontronazo con ella vía televisión que volvió a agitar nuestras almas y que los que no vivisteis podéis ahora conocer, valorar y sufrir…

El gran José Frade, señor de la Duval, de manos de ese gobierno regional madrileño tan parecido al de nuestra tierra creó en aquellos tiempos del mal el Canal 7, una bazofia de editoriales fascistas, programas rancios y porno diario, entre los que destacó Leti y sus ‘Mentiras peligrosas’, un programa evidentemente teatral y ridículo, con un público muy integrado, un segurata modelo Chuache y una máquina de la verdad (máquina de la tortura que hacían llamar) con una curiosa forma de secador de peluquería decorado con luces navideñas llamado Truth Metter Vap, “inventado por el equipo científico de la Universidad de Browntong y homologado por la Society of Scientist Research of Millawere” en el que cuando mentían sonaba un espeluznante y terrorífico grito similar al que daríamos si nos encontráramos a la Leti a las cuatro de la madrugada en medio de la niebla en la calle de las Madres… Uno no sabía si reír o llorar…

Esa plaza a dedo y seguramente con sobre bajo el brazo explicaría sus notables alabanzas a intelectuales como Aznar o Rajoy, al que ha llegado a denominar como un gran gestor, aunque no explique su teoría de que España cayó bajo el yugo de Zapatero engatusada por su belleza y su físico. Y es que Leti también ha querido torear en otras plazas además de la animación infantil y la telebasura, por eso la hemos visto razonar con esa lógica aplastante sobre política mientras temblaban por su puesto los tertulianos de Intereconomía o 13TV, o hasta de deportes a través de esa panfleta llamada Marca y su homónima televisiva…

En los últimos tiempos la reina del frikismo más rancio nos ha deleitado con sus fiestas y sus borracheras, de las que alardea además en las redes sociales como Twitter…

… o de las que surgen anécdotas absolutamente reales, como conducir ‘topedo’ con el carnet sin puntos y ser sancionada en un control de alcoholemia, con las que ha conseguido crear clásicos modernos de la música. Dice su mala lengua que el año que viene nos deleitará además con un supuesto “Baile del besito”, así que, que un escalofrío recorra vuestra espalda, id preparando los búnker y que Dios reparta suerte…

Y sin seguir aburriendo con tan triste biografía, hoy aquí, desde esta bitácora sólo pretendo poneros en alerta padres, ayudaros, concienciaros de que ha vuelto y de que vuestros hijos no tienen por qué correr la misma suerte que corrimos nosotros. Ese peso no debe caer sobre nuestras conciencias, porque no hay nada más triste que un niño sin inocencia, sin alegría, y que ahora en vez de cantar el Letirap vayan cantando “Me gustan los latinos, me ponen cachonda, me gusta su anaconda, mi pecho se empitona”…

Es cosa de todos concienciar a la sociedad abulense y de las fuerzas de seguridad poner controles de alcoholemia en el Ayuntamiento antes de que vuelvan a tomar decisiones…